Hemos visto la necesidad de salir, como dice el Papa Francisco: una Iglesia en salida; en su Exhortación Apostólica, ya citada «La alegría del Evangelio» y hemos visto que este es el camino verdadero que tenemos que seguir.

Por eso nos hemos propuesto unos nuevos «Objetivos fundamentales» que se resumen en los puntos de: oración; solidaridad; ecumenismo y diálogo y que se introducen como sigue:

Objetivos fundamentales
de Laicos Consagrados por el Bautismo

Lo primero es la oración. Sin ella, no existiríamos. Es la respiración con Dios.
La oración lleva a la solidaridad.
La solidaridad también lleva al ecumenismo.
Y no puede haber ecumenismo sin diálogo.

Por tanto a partir de ahora, individual y colectivamente, trataremos de llevar a cabo estos objetivos fundamentales, con las iniciativas que vamos sugiriendo.